"Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman". [Español]: "Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de María te pido la conversión de los pobres pecadores".- ORACIONES RECIBIDAS EN FATIMA.**** TODOS LOS DIAS: SANTA MISA A LAS 8:00 P.M.(Hora en Tijuana,Baja, California, México-HORA DEL PACIFICO) [Inglés]: [Italiano]: [Francés]:
        
Menú
Inicio
Adoración en Vivo
Pedido de Oración
Divina Misericordia
Horario de Trasmisión
Madre de Misericordia
Milagros Eucarísticos
Noticias de la Santa Sede
Oraciones y Devociones
S. Padre Benedicto XVI
S. Padre Juan Pablo II
Beatificación de JP II
¿Quiénes somos?
Cerrar
Oración
Búsquedas
 
  Adoración Nocturna
  Internet
Envíanos aquí tus dudas o comentarios.
Contáctanos

 

No estoy yo aquí que soy tu Madre?

( PALABRAS DE LA SANTISIMA VIRGEN DE GUADALUPE
AL BEATO JUAN DIEGO EN EL TEPEYAC
DICIEMBRE DE 1531.)

Palabras de Nuestra Señora de Guadalupe a Juan Diego, en sus apariciones en el cerro del Tepeyac en México:

Escucha y tenlo por bien entendido, tú, el más pequeño de mis hijos, que yosoy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios por quien se vive; el creador de todo lo que es; el Señor de cielo y de tierra. "... yo soy vuestra Madre de Misericordia."

 

 

ORACION A LA VIRGEN DE GUADALUPE

(Juan Pablo II)

¡Oh Virgen de Inmaculada,
Madre del verdadero Dios y Madre de Iglesia!
Tú, que desde este lugar manifiestas
tu clemencia y tu compasión
a todos los que solicitan tu amparo;
escucha la oración que con filial confianza te dirigimos,
y preséntala ante tu Hijo Jesús, único Redentor nuestro.

Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso,
a Ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores,
te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos,
nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos;
ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado,
Señora y Madre nuestra.

Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino
De una plena fidelidad a Jesucristo a su Iglesia:
No nos sueltes de tu mano amorosa.

Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos
Los Obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos
de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios
y a las almas.

Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorgue abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe y celosos dispensadores de los misterios de Dios.

Concede a nuestros hogares
la gracia de amar y de respetar la vida que comienza
con el mismo amor con el que concebiste en tu seno
la vida del Hijo de Dios.
Virgen Santa María, Madre del Amor Hermoso, protege a nuestras familias,
Para que estén muy unidas, y bendice a la educación de nuestros hijos.

Esperanza nuestra, míranos con compasión,
Enséñanos a ir continuamente a Jesús y, si caemos, ayúdanos
a levantarnos, a volver a Él, mediante la confesión de nuestra culpas
y pecados en el sacramento de la Penitencia,
que trae sosiego al alma.

Te suplicamos que nos concedas un amor muy grande a todos los santos sacramentos,
Que son como las huellas que tu Hijo nos dejó en la tierra.

Así, Madre Santísima, con la paz de Dios en la conciencia,
Con nuestros corazones libres de mal y de odios,
Podremos llevar a todos la verdadera alegría y la verdadera paz,
que vienen de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo,
que con Dios Padre y con el Espíritu Santo,
vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén

México, enero de 1979. Juan Pablo II


 

ACORDAOS

(Oración de San Bernardo)

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestro auxilio, haya sido desamparado. Animado por esta confianza, a Vos acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vos. Oh madre de Dios, no desechéis mis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

 


AVEMARÍA

Dios te salve, María, llena de gracia, el Señor es contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 


BAJO TU AMPARO

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, antes bien líbranos de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita. Amén.

 


BENDITA SEA TU PUREZA

Bendita sea tu pureza
y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza.
A Ti, celestial Princesa,
Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco en este día
alma, vida y corazón.
Mírame con compasión,
No me dejes, Madre mía.

 


EL MAGNÍFICAT


Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mí espíritu en Dios, mi Salvador,
porque ha mirado la humillación de su esclava.
 
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mi:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.
 
El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.
 
Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
-como lo había prometido a nuestros
padres- en favor de Abrahán y su
descendencia por siempre.

 


OFRECIMIENTO A LA SANTISIMA VIRGEN


¡Oh, Señora mía! ¡Oh, Madre mía!. Yo me ofrezco enteramente a Vos; y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día mis ojos, mis oídos; mi lengua, mi corazón; en una palabra todo mi ser. Ya que soy todo vuestro,¡ oh, Madre de bondad!, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.


SALVE

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!
V. Ruega por nosotros, santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.


REGINA COELI

V.-Alégrate, Reina del Cielo; aleluya
R.-Porque el que mereciste llevar en tu seno; aleluya
V.-Ha resucitado, según predijo; aleluya
R.-Ruega por nosotros a Dios; aleluya
V.-Gózate y alégrate, Virgen María; aleluya
R.-Porque ha resucitado Dios verdaderamente; aleluya.
Oración: Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, te has dignado dar la alegría al mundo, concédenos que por su Madre, la Virgen María, alcancemos el gozo de la vida eterna. Por el mismo Cristo nuestro Señor.
R.-Amén


 

 

Avisos
Noticias
Administración
 
Usuario: 
Contraseña: 
   
 
Clima
 
Todos los derechos reservados ©2005 Adoración Nocturna Mexicana
Send me an e-mail
Av. Pio Pico No. 1750 entre 9na y 10ma Zona Centro, Tijuana, Baja California, México